eCOMnomía

Cuestiones de Comunicación, Relaciones Públicas e Institucionales

Culpable hasta que se demuestre lo contrario

leave a comment »

¿Tribunal de la Opinión Pública?

¿Tribunal de la Opinión Pública?

Proliferan los escándalos políticos de actualidad. Recordemos que los issues -temas de la agenda política- sobre corrupción y despilfarro de los rivales son muy eficaces en épocas de recesión. Y es que despiertan el recelo de unos votantes que están pasando por una mala situación.

Una vez hecha pública una acusación, desde el punto de vista de la percepción inmediata del ciudadano, el convencimiento interno del partido de su inocencia es irrelevante.   El frame -como diría Lakoff– de la sospecha delictiva ya está instalado en las mentes de los ciudadanos. O como decimos los castizos, ya le han colgado el sanbenito.   Así que salvo excepciones, se puede concluir que para la Opinión Pública un político es culpable hasta que se demuestre lo contrario.

Esto que puede sonar obvio para un político o comunicador, no lo parece tanto si tenemos en cuenta el discurso de defensa que suelen utilizar los compañeros de los implicados: Confiamos en la presunción de inocencia. Ni la OP es una masa irracional que dirigir -La época de Lasswell  se acabó- ni tampoco es en la práctica, un tribunal  que no toma ninguna decisión hasta tener en cuenta todos los indicios y pruebas, pese a la concepción idealizada de la tradición liberal que compartimos muchos.

También es cierto que ese discurso se apoya frecuentemente en una estrategia de contrataque al rival, con acusaciones similares. O se apoya en iniciativas que distraigan y centren la atención en otros issues -Cortinas de Humo- para esperar que amaine  la tormenta y confiar en la matemática electoral.

Creo que, como en la mayoría de las ocasiones, los comunicadores debemos promover la proactividad y afrontar el problema de frente, valga la redundancia. Por ello, recomiendo acciones como las propuestas  por Carlos Miguel Ruiz Mateos en el caso de Francisco Camps,  partiendo desde la inocencia.

Ante la culpabilidad demostrada o fácilmente demostrable  sólo puedo recomendar la dimisión. Cuanto más permanezca la percepción de delicuencia de un individuo, más daño se hará a la reputación del partido como colectivo.  

Anuncios

Written by Ricardo Cuevas

7 julio 2009 a 6:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: