eCOMnomía

Cuestiones de Comunicación, Relaciones Públicas e Institucionales

Éxitos y fracasos de la estrategia política de Defensa

with one comment

Misión asignada: Repartirlas.

Misión asignada: Repartirlas.

Con la supresión del Servicio Militar Obligatorio, las Fuerzas Armadas iniciaron una etapa de apertura a la sociedad en la que han tenido que ser proactivas para mejorar su imagen y promover el alistamiento. El reto era complicado en una sociedad especialmente antimilitarista por motivos históricos bien conocidos.  Para lograrlo, en mi opinión la estrategia de cara a la OP se ha basado dos vertientes:

Modernización.  Borrar la imagen de regímenes pasados y mejorar la percepción de unas FAS modernas plenamente  integradas en la OTAN.  La parte más visible de esta vertiente es el armamento y material.  Aprovechando la bonanza económica se llevaron a cabo una serie de proyectos muy publicitables, en algunos casos imprescindibles (El Eurofighter como elemento de primera línea de defensa del territorio) y en otros punteros, para mostrar el componente tecnológico (Fragatas F-100 y Submarinos S-80). Si añadimos que pueden venderse al extranjero (como el BPE) y que tienen retornos industriales para empresas españolas y garantizan muchas horas de trabajo, evitando conflictos laborales (caso Bazán-Izar-Navantia), resultan ser los proyectos políticamente más prioritarios.  Pero en estas prioridades se dejan de lado -o se llevan a cabo demasiado tarde-  otros menos llamativos y con menor retorno industrial y laboral aunque quizá más necesarios desde el punto de vista operativo (Sustición de los BMR y de los helicópteros de las FAMET, vehículos MRAP antimina, equipos de radio, etc) 

–  Presencia Internacional.  Presentar a las FAS como un elemento de pacificación y de ayuda humanitaria en misiones internacionales.  De cara a la Opinión Pública es una vertiente muy eficaz. Cuestión distinta es la posible merma de operatividad. Esto queda reflejado en Afganistán, donde la situación es  más delicada de lo que suele aparecer en los grandes medios (No en Internet).  Otros aliados europeos tienen una participación más ofensiva con sus consiguientes bajas. Las FAS españolas no se les permite arriesgarse lo más mínimo y en las misiones internacionales en general no cuentan con elementos que parezcan especialmente “bélicos” como vehículos con oruga o con cañones de gran calibre (El más potente enviado es el de 25 mm de un VEC) o CAS propio (Close Air Support, apoyo aéreo ofensivo cercano). Con todo, se intenta mantener estrictamente una política de bajas 0 que por desgracia es imposible de evitar. Y a ello contribuye la priorización del gasto de Defensa bajo otros criterios, como se ha explicado arriba.

Si tenemos en cuenta que las FAS son ahora una de las instituciones más valoradas del país, no hay duda de que la estrategia de mejora de imagen ante la Opinión Pública ha funcionado. No ha sido así en el alistamiento, que debido a las condiciones, salarios y salidas laborales,  no se ha percibido como una opción muy atractiva hasta que llegó la crisis. 

Ahora bien,  cabría preguntarse si esa estrategia vale la pena si se ha planteado como fin en sí misma, priorizando gastos bajo criterios políticos y mermando en la operatividad de las FAS.  Si concluímos que ha sido así, no cabe decir otra cosa que para la comunicación, el fin tampoco justifica los medios. Los profesionales tendemos a  señalar la infravaloración de la comunicación en el mundo empresarial  o político, como se ha hecho en este blog. Este es el caso contrario. Cuando la política y la imagen que se quiere transmitir quedan por encima de la gestión y  seguridad de los miembros de una institución, hay que denunciarlo.

Anuncios

Written by Ricardo Cuevas

7 agosto 2009 a 9:24 am

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pero parece que desde hace varios años las agresiones militares todas se anuncian como medidas humanitarias. A menudo por eso las noticias “del frente” no son inteligibles, y luego los periódicos se quejan de que la gente ya no lee.

    Pienso que es consecuencia del ejercito profesional. Como las armas son muy sofisticadas, los soldados tienen que ser profesionales, y el ciudadano medio se desatiende.

    Pero hay algo más, y más opaco: la financianción por crédito barato: la guerra gratis o muy barata.

    cantueso

    16 noviembre 2010 at 9:00 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: