eCOMnomía

Cuestiones de Comunicación, Relaciones Públicas e Institucionales

Archive for the ‘Defensa’ Category

Manual de crisis del dictador árabe

leave a comment »

La Primavera Árabe ha puesto de manifiesto que el esquema de actuación de los autócratas, sus accciones y su comunicación son muy similares.  Si tuviesen un manual de crisis, quedaría resumido así:

1- Primeras protestas y cargas policiales:

Perfil nulo. Son cuatro descontrolados que la policía dispersará. Lo habitual en mi régimen. La televisión estatal deleitará a mi pueblo con música tradicional.

2- Protestas durante más de una semana. Primeros muertos:

Sale el Ministro del Interior. Después aplicamos política del palo y la zanahoria. Es decir levantamos el estado de emergencia, presente en el país durante décadas, pero no permitiremos “desorden público”. Además, mi mujer, que es muy moderna y glamurosa, sale en un especial de la revista Vogue.

3- Repercusión mediática internacional creciente. Al-Jazeera y Al-Arabiya me dedican especiales y cobertura casi 24/7. Más muertos:

Anuncio una remodelación de mi gabinete.  Aparezco ante mi parlamento, donde mi partido es único (si soy presidente y no Monarca. Pero el resultado es el mismo) o tiene una amplísima mayoría. Todos me respaldan con estruendosos aplausos.

4- Decenas de muertos. Aquí ya se presentan dos posibilidades:

· Soy aliado de Occidente y he recibido durante décadas su financiación y armamento:  Hablo con los principales Jefes de Estado y les explico que no entienden a mi pueblo y que mi salida será una victoria para Al-Qaeda, provocará una guerra civil y desembocará en un estado fallido como Somalia.

· No soy aliado de Occidente, he seguido mi camino dando bandazos (Libia), mi régimen es teocrático con mayoría Chií o dependo de Irán (Siria): Denuncio una conspiración internacional-sionista contra nuestro pueblo.

En cualquiera de los dos casos: Denuncio mentiras en los medios internacionales.  Bloqueo la labor de los periodistas, atacándoles o cerrando sus sedes, especialmente de Al-Jazeera, que está cubriendo bien mis actividades. Hago lo posible por bloquear las conexiones de internet para impedir la propagación de mensajes subversivos por Twitter y Facebook.

5- Varias semanas de protestas.  Tomo acciones drásticas, según el caso:

· Las Fuerzas Armadas, al menos en mi Capital y alrededores, me son fieles (Libia): Las utilizo para disparar contra mi propia gente, que son ratas de Al Qaeda, están drogados o apoyados por protestas extranjeras. Pero en realidad, el pueblo me quiere.

· No cuento con toda la lealtad que querría en las Fuerzas Armadas (Egipto y Tunez): Sigo apoyándome en la Policía. Pero ahora además saco a mis partidarios matones a las calles para que amedrenten a los manifestantes. Éstos, además, destrozarán antigüedades y patrimonio histórico para que pueda cargar la culpa contra ellos.

· Mi nación es pequeña. Muchos manifestantes son Chiíes (Bahrein): Pido ayuda a nuestra “Santa Alianza” Árabe: El Consejo de Cooperación del Golfo. Nuestro hermano mayor, Arabia Saudí, nos envía al Ejército para reprimir esos brotes revolucionarios que se pueden contagiar y contrarestar esa influencia chíi-iraní.

6- Situación crítica:

·  Ante el ataque fulminante del Ejército, los manifestantes forman milicias y parte de las Fuerzas Armadas se une a ellos (Libia): Utilizo a las Fuerzas Aéreas para machacarlos. Con las reservas que tengo,  contrato a miles de mercenarios extranjeros.

· Las Fuerzas Armadas ya me han pedido que dimita (Egipto, Túnez): Anuncio que no me presentaré a las próximas elecciones. Sería malo para mi país dejarlo ahora ya que desembocaría en una guerra.

En todos los casos, extraigo gran parte de mi dinero en el extranjero y me hago con todas las reservas de Oro que pueda, ya que me bloquearán las cuentas. Si es necesario, extraigo Oro de las propias reservas nacionales. Lo cargo en un Gulfstream y mando a mi familia al extranjero.

PD: No son pocos los que han dicho con cierta sorna que establecer una consultoría de RRPP para aconsejar a estos regímenes sería un negocio muy lucrativo. Bueno, uno de estos países está manteniendo especialmente bien su imagen en el exterior (más allá de España) y es Marruecos. Diversos artículos alaban las reformas del Rey Mohammed VI, sobre todo en contraste con el resto. Se aprecia por tanto un buen trabajo de RRPP y más teniendo en cuenta que no cesan las protestas.

Anuncios

Written by Ricardo Cuevas

31 marzo 2011 at 5:31 am

Operaciones psicológicas en Libia

leave a comment »

 

Interior de un EC-130J: Oiga, ¿Está el enemigo? No me gusta su Publicidad

Libia es un escenario bélico recurrente en la historia por donde han guerreado romanos, turcos, los propios estadounidenses contra la piratería o los Italianos. Ahora tenemos esta “Zona de Exclusión Aérea dentro de las medidas necesarias para proteger a la población civil según la Resolución de la ONU 1973 (2011) “. El caso es que las operaciones bélicas están dejando a a luz detalles interesantes de Operaciones Psicológicas y Propaganda bien aplicables a la comunicación en general. Es algo que no debería extrañar: Los primeros estudios en Teoría de la Comunicación son precísamente sobre la Propaganda.  

Un radioaficionado holandés de nombre “Huub” y de perfil de Twitter @FMCNL se dedica a monitorear frecuencias de las Fuerzas Aéreas de la Coalición y a tuitear detalles como el tipo de aeronave, su numeral, procedencia, rumbo… Entre sus grabaciones más curiosas: La de una señal de un EC-130 J Commando Solo de la Fuerza Aérea de EEUU dirigida a los barcos libios, con el objetivo de que no salieran de puerto. Este avión es un Hércules modificado cuyas funciones son, de acuerdo a la propia Fuerza Aérea:  “Conducir operaciones de información, psicológicas y de asuntos civiles con emisiones en AM, FM, HF, TV y frecuencias militares”. Es decir: Una parte de sus funciones son operaciones PSY OP. Es un aparato poco común incluso en este campo. Lo más frecuente en PSY OP es un vehículo con un Altavoz u otra aeronave que lance panfletos. Pero ¿Qué es exactamente PSY OP?

Por Operaciones Psicológicas o PSY OP en el argot militar*, entendemos según la definición OTAN:  Actividades planeadas en guerra y paz dirigidas a audiencias enemigas, amigas o neutrales  con el fin de influenciar sus actitudes y comportamientos para el logro de objetivos políticos y militares. Incluyen actividades psicológicas estratégicas, operaciones psicológicas y actividades psicológicas en el campo de batalla.

Cuando se piensa en estos términos en  un contexto militar, un error común es relacionarlo con experimentos mentales o control de la voluntad. Pero es un error común debido a la ficción.  Es el argumento de las películas El Mensajero del Miedo o El hombre que miraba fijamente a las cabras. Lo cierto es que están vagamente basadas en ciertos experimentos de la CIA durante la Guerra Fría, especialmente en el proyecto MKULTRA. Pero ahí se quedaron.  En este sentido, también es un error  relacionarlo con las técnicas de interrogatorio.  No es lo mismo. Recordemos que las Operaciones están dirigidas a “Audiencias”, no a detenidos. El objetivo es Persuadir e Influenciar, no modificar la voluntad. Por eso me resulta divertida la noticia de que miembros del Army pudieron emplear técnicas PSY OP hacia senadores. Paradójico… La Comunicación Política tiene mucho de PSY OP…

Vaya, dicho así se parece mucho a la Publicidad y las Relaciones Públicas ¿No? Mucho más de lo que se cree 😉 Vamos a analizar brevemente el mensaje “ultrasecreto” (Que de secreto no tiene nada, dado que se dirigía a frecuencias enemigas abiertas. Recordemos: “Audiencias”) del EC-130J a los barcos libios:

Barcos libios, permanezcan anclados. No abandonen el puerto. Las fuerzas del régimen de Gadafi están violando una Resolución de Naciones Unidades que ordena el fin de las hostilidades en su territorio. Si intentan abandonar el puerto, serán atacados o destruidos inmediatamente. Por su propia seguridad, no abandonen el puerto.

Es un mensaje PSY OP perfecto. De manual. Vamos a ver por qué: 

–  Identifica claramente el objetivo, la audiencia: “Barcos Libios”

– Comienza, termina y repite varias veces el mensaje principal que ofrece las instrucciones específicas a la audiencia: “No abandonen en puerto”. Esto en comunicaciones por radio es importante a diferencia de otros canales, dado que la señal puede perderse.

– Establece una clara autoridad en el mensaje: “La Resolución de Naciones Unidas”

– Y ahora viene frase de persuasión: “Si intentan abandonar el puerto, serán atacados o destruidos inmediatamente”

Es cierto que es un mensaje de naturaleza amenazante pero por ello es innegablemente persuasivo. Además, no es imposible de ver en el ámbito civil. Conocemos mensajes  de naturaleza similar aunque no lleguen a las amenazas directivas, que por supuesto, serían un delito. Por ejemplo: Las campañas de la DGT (La “amenaza” son las consecuencias del accidente expuestas, no la DGT, quede claro).

Este era un ejemplo de PSY OP amenazante para debilitar al adversario y evitar el enfrentamiento. En otras ocasiones se emplean mensajes PSY OP “más amistosos” para alentar la deserción: Uno de los más comunes es asegurar que no se perseguirá ni se detendrá a quienes dejen las armas. El refranero sabe de PSY OP: “Al enemigo que huye, puente de plata”. Y Sun Tzu también lo sabía.

Y por supuesto, están los mensajes PSY OP dirigidos a la población civil, el famoso “Ganarse a las mentes y corazones” de Vietnam, que tantos quebraderos de cabeza da ahora a la ISAF en Afganistán, por ejemplo. Pero eso requeriría varios post aparte.

En definitiva, todo se trata de convencer para vencer. No es tan facil. Ni en guerra, ni en paz. 

* Desde hace poco tiempo el Army los denomina MISO: Military Information Support Operations, pero eCOMnomía prefiere usar PSY OP por ser el término más extendido.

Written by Ricardo Cuevas

23 marzo 2011 at 7:26 am

F-35B: La influencia de un Cuerpo en los programas de defensa

leave a comment »

En los desarrollos aeronáuticos suelen surgir multitud de contratiempos. De los planos a la pista hay un enorme trecho de cálculos y pruebas y si utiliza elementos innovadores, los retrasos en el programa están asegurados. Es lo que parece estar pasando con el F-35B, pero no debemos ponernos nerviosos.

El F-35B es la versión STOVL (Capaz de despegar en cortas distancias y aterrizar verticalmente) de la nueva familia de cazas de Lockheed Martin. La versión A sustituirá a buena parte de la flota existente en las Fuerzas Aéreas de EEUU  y de otros países, mientras que la C, la versión navalizada, hará lo propio con la Armada de EEUU. La familia supone un salto cualitativo con respecto a los F-18, F-16 y Harrier que sustituirán. Serán cazas de quinta generación con las características que ello implica: Capacidad Furtiva (Baja firma de Radar), Supermaniobrabilidad, Radar de Apertura Sintética… De hecho, actualmente sólo existe un modelo operativo en el mundo en esta categoría*: El F-22, aunque su producción prevista fue recortada debido al alto coste de los aparatos. El F-35, en cambio, es el único sustituto en muchos casos y por ello todo indica que será rentable.

El caso es que mientras que la versión C va con un adelanto del 125% según lo programado,  la versión B, la que nos atañe, es la que más quebraderos de cabeza está dando. Despegar en corto y aterrizar verticalmente es muy complejo. Por eso los problemas están siendo significativos. Tantos que el Secretario de Defensa, Robert Gates, llegó a decir hace dos semanas que sería cancelado de no cumplir los requerimientos en un periodo de tiempo, que algunas fuentes indican que sería de años.

Se puede argumentar que para EEUU no es imprescindible una versión B. La versión C, la naval, no es STOVL y por tanto no sacrifica características de tamaño, peso y carga útil de armamento.  EEUU dispone de 11 Portaviones Nucleares que son su principal elemento de proyección de fuerza en el mundo. Estos portaviones tienen pistas más largas que las de otros países y catapultas de despegue que les permiten operar aparatos con capacidades similares o mayores que los de tierra, como son los F-18. Por eso, es lógico pensar que utilicen con mucha mayor frecuencia la versión C. La versión B  sería en exclusiva para el Cuerpo de Marines; para sus LHD (Buques de Asalto Anfibio) Clase Wasp, los futuros LHD Clase America y pistas sin preparar en tierra.

Y sin embargo, estoy convencido de que la versión B va a salir adelante. ¿Por qué?  Digamos que el Cuerpo de Marines es el brazo de las Fuerzas Armadas Estadounidenses con más influencia en los pasillos de Washington.  La lista de Ex-Marines en el Congreso y en puestos de responsabilidad no es precisamente pequeña.  Son más que un Cuerpo, son una institución nacional que proyecta ese aura de heroísmo  y ese Esprit de Corps tan característico desde la guerra del Pacífico. En resumidas cuentas, les suele dar lo que piden. 

En su momento querían un avión STOVL con el que pudiesen despegar desde una pista dañada o un frente no preparado para despegues y les dieron el Harrier, contando con un F-18 bastante más capaz en todo salvo en el despegue y aterrizaje .  El Harrier lo han mantenido pese a su negro historial de accidentes. Y es que, precísamente desde las batallas en el Pacífico, cuando la Armada simplemente les transportaba a las islas y les dejaba sin cobertura aérea (Bastante tenían con la flota japonesa), han venido exigiendo una arma aérea propia.

Ahora quieren de nuevo un caza para sus propios buques y lo tendrán. Con toda seguridad. No sólo por su empeño sino por el buen hacer de Lockheed, que está resolviendo los problemas y han logrado cinco aterrizajes verticales en ocho días.

El asunto importa mucho para España. La novena escuadrilla de nuestra armada está formada por Harrier II. Es nuestra principal arma aérea embarcada. Debemos sustituirlos a medio plazo y como nuestro Portaviones Príncipe de Asturias y el LHD Juan Carlos I tienen pistas para despegue corto, sólo pueden ser sustituidos por los F-35B.

Confiemos en Lockheed y en los Marines: Cumplen y no olvidan para quién trabajan. 

* Rusia cuenta con un caza de quinta generación todavía en desarrollo: el PAK-FA y China tiene lo propio con el J-20.

Written by Ricardo Cuevas

24 enero 2011 at 5:24 pm

La empatía como clave del discurso emocional

with 2 comments

Fuertes Vientos...

Fuertes Vientos...

Sarajevo. Celebración del 12 de Octubre ante las tropas. Palabras del Embajador de Bosnia Herzegovina, Alejandro Alvargonzález San Martín:  

Me piden que les dedique a ustedes unas palabras en el día de hoy, fecha adelantada de la celebración de nuestro día nacional. Lo clásico sería iniciarlo con aquello de “es un honor para mí”… Se trata de una frase más o menos protocolaria, que en el fondo no quiere decir nada si quien la pronuncia no tiene voluntad de que así sea… Les adelanto que este no es el caso. Por eso utilizo la fórmula: “Es un honor para mí”, realmente lo es, rendirles mi homenaje desde esta tribuna. Es un honor para mí dirigirle unas palabras a un grupo de españoles, y hoy, en ByH, ante soldados de España. Algunos sin ser de nacionalidad española, pero soldados de España al fin y al cabo, dispuestos a dar su vida por ella, sin grandes alharacas, discretamente, como lo han hecho siempre. Como han hecho a lo largo de toda la historia.¡VIVA ESPAÑA!

Ustedes son la noble herencia de una historia que pocos, desgraciadamente pocos, conocen. Uno lee “la defensa de las indias”, de Julio Albi, y descubre que con un puñado de hombres, que eran ustedes, se defendió -durante varios siglos y con notable éxito -la costa que va de la Florida a la Patagonia, y de esta hasta California. Uno se va al mayor experto de la historia del Pacífico, el australiano Spate, y descubre que su obra más importante la tituló “el lago español”, y lo hizo por ustedes. Uno recorre el extremo oriente y descubre la presencia de soldados de España en Camboya y Tailandia ya en el siglo XVI, estudiando mapas de China, tratando con Japón. Eran ustedes. Ustedes fueron en buena medida quienes extendieron el español por el mundo.

Eran ustedes.

Ustedes han protagonizado las casi 60 misiones internacionales que arrancan de los años 80. Recuerdo bien las primeras, en Centroamérica, donde yo estaba destinado entonces. Fui testigo de la mano izquierda para acercarse a cualquier escenario, y de la mano derecha para dar seguridad cuando se demandaba. Vi actuar a médicos de uniforme y a soldados de paisano, y les vi dar un paso al frente siempre. Siempre.

Ustedes son los que caminan las calles de Mostar, de Sarajevo, de Trebinje, de tantos sitios en ByH, donde su uniforme es objeto de respeto, de reconocimiento, sabedores todos de su profesionalidad, de su espíritu de sacrificio. Lugares donde se han ganado el aprecio de sus gentes, donde España -por ustedes -significa algo.

Un día dejarán de ser necesarios en ByH. Se irán. Pero quedarán su recuerdo y la admiración de quienes les conocieron. Quedarán las placas con los nombres de sus compañeros caídos en Mostar, o esa plaza que siendo de España es de ustedes, o ese pinsapo que donaron y seguirá creciendo en algún lugar, o el afecto de esos ancianos a los que surtían de gasolina, de alimentos, de mantas. Y quedará la prueba de su valor. Así me lo han dicho tantas y tantas veces: “ellos llegaron, y empezamos a sentirnos seguros”.

Cuentan que los tercios de Flandes, cuando volvían a España gustaban de desfilar en la Plaza mayor de Madrid, y que para esa ocasión recibían la orden de entrar en la plaza “pisando fuerte”. Así nació la expresión de “entrar pisando fuerte”. Así entraron ustedes, y así deberán salir: “pisando fuerte”.

Un día se irán. Se vaciará Camp Butmir, crecerá la hierba entre las grietas del asfalto, se hará el silencio donde estamos, no habrá ni misa de domingo, ni oiré las palmas de un soldado de Cádiz, ni degustaré la paella que uno de ustedes se tomo como un ejercicio a todo o nada, ni recibiré noticias de tal o cual desplazamiento. Me alegraré mucho de que no sean ustedes ya necesarios en ByH. Se me llenará la boca cuando diga que España, en su pequeña o gran responsabilidad, cumplió. Pero les aseguro también que cuando despida al último, cuando vea despegar ese avión, empezaré a echarles en falta.

Y ustedes, una vez más, habrán cumplido.

Y me refiero a ustedes con legítimo orgullo porque hablar de ustedes es hablar de mi propia familia. De mis primos y tíos en Infantería de Marina, a los que admiraba en mi infancia y sigo admirando hoy. De mi padre, jurídico de la Armada, de mi abuelo en el Cuerpo de Ingenieros, de mis bisabuelos haciendo la guerra de Marruecos o de Filipinas. Ellos eran ustedes, si acaso ustedes me lo permiten.

Pero también ustedes son ellos. Quiero decir que también en ustedes se verán otros. Los 23 soldados de España fallecidos en Bosnia y Herzegovina son ustedes, porque en ustedes viven. Saben ustedes bien que cuando les miren a ustedes los padres o los hijos de aquellos que fallecieron los verán a ellos, porque ustedes son ellos. Porque tienen ustedes, y solo ustedes, el honor de serlo.

Todo esto era para explicarles porque es un honor para mí poder dirigirles unas palabras a ustedes.

Y porque es un honor dirigirme a ustedes, y porque ustedes son Cristo Ancor Cabello, les ruego que me permitan también que este sea un homenaje a él. Fallecido en Afganistán, pero vivo en cada uno de ustedes.

Que sea él quien a través de ustedes grite conmigo, con nosotros,

¡VIVA EL REY! ¡VIVA ESPAÑA!

Vamos a analizar brevemente el discurso:

– Exordio: Intenta que el comienzo clásico de un Discurso castrense de celebración: “Es un honor para mí..:” no caiga en el tópico. Desvincularse del tópico es un primer paso para acercarse al público, en este caso la tropa, que aunque nunca lo manifiesten, suele sentirse descreída con respecto a los políticos y diplomáticos. Continua y reafirma: “Realmente lo es [un honor]”.

– Proposición: “soldados de España al fin y al cabo, dispuestos a dar su vida por ella, sin grandes alharacas, discretamente, como lo han hecho siempre”. Comienza el proceso de empatía. Identificará a la tropa presente los autores de grandes gestas de la historia de España.

– Narración: “Ustedes son la noble herencia de una historia que pocos, desgraciadamente pocos, conocen”. Acto seguido narra la presencia de soldados a lo largo y ancho del Imperio. Aquí vemos otro elemento de identificación. El apego a las tradiciones y la historia tiene fuerte arraigo en las Fuerzas Armadas. El sentimiento de que se abandonan tradiciones y el conocimiento de los hechos pasados, también.  

– Argumentación: “Eran ustedes”. Elemento clave del discurso. Crece la emotividad. Compara las misiones internacionales de ayuda humanitaria y la misión que están llevando a cabo en BiH con los hechos pasados que expuso en la narración.

–  Peroración: Pura emoción. Lleva la identificación hasta el ámbito personal: “hablar de ustedes es hablar de mi propia familia”. Y también lo extiende a los caídos, tanto los de BiH como el reciente cabo fallecido en Afganistán. A tal punto llega la identificación que otorga a la tropa una cualidad que en otros ámbitos y en otro discurso diríamos que es la de un medium:  “Que sea él quien a través de ustedes grite conmigo, con nosotros ¡VIVA EL REY! ¡VIVA ESPAÑA!” Ni que decir tiene que la tropa gritó con más fuerza que nunca…

 Un discurso así es poco frecuente hoy en día. Muchos lo considerarían pedante o cursi y otros criticarían su patrioterismo. Esas consideraciones podrían encajar en un mensaje enfocado a la Opinión Pública. Y este no es el caso, pese a que haya trascendido.  El receptor objetivo es la tropa, que tiene unas características muy determinadas: Fuerte sentimiento de Grupo, apego a la historia y las tradiciones, sentido del honor y respeto a los caídos. Todas ellas han sido abordadas con pathos (emotividad), como diría Aristóteles. Se trata por tanto, de un discurso eficaz e impecable teniendo en cuenta su público.

Si el orador capta la fibra sensible, si tiene la suficiente empatía para lograr una total identificación con el público, los conmoverá y los moverá. Para ello hay que dominar los aspectos formales y conocer bien a los receptores. Pocos lo consiguen hoy en día. Obama lo logró en New Hampshire. ¿Quién será el siguiente? 

Written by Ricardo Cuevas

22 octubre 2009 at 10:43 pm

Publicado en Comunicación Política, Defensa, Discurso

Tagged with

Éxitos y fracasos de la estrategia política de Defensa

with one comment

Misión asignada: Repartirlas.

Misión asignada: Repartirlas.

Con la supresión del Servicio Militar Obligatorio, las Fuerzas Armadas iniciaron una etapa de apertura a la sociedad en la que han tenido que ser proactivas para mejorar su imagen y promover el alistamiento. El reto era complicado en una sociedad especialmente antimilitarista por motivos históricos bien conocidos.  Para lograrlo, en mi opinión la estrategia de cara a la OP se ha basado dos vertientes:

Modernización.  Borrar la imagen de regímenes pasados y mejorar la percepción de unas FAS modernas plenamente  integradas en la OTAN.  La parte más visible de esta vertiente es el armamento y material.  Aprovechando la bonanza económica se llevaron a cabo una serie de proyectos muy publicitables, en algunos casos imprescindibles (El Eurofighter como elemento de primera línea de defensa del territorio) y en otros punteros, para mostrar el componente tecnológico (Fragatas F-100 y Submarinos S-80). Si añadimos que pueden venderse al extranjero (como el BPE) y que tienen retornos industriales para empresas españolas y garantizan muchas horas de trabajo, evitando conflictos laborales (caso Bazán-Izar-Navantia), resultan ser los proyectos políticamente más prioritarios.  Pero en estas prioridades se dejan de lado -o se llevan a cabo demasiado tarde-  otros menos llamativos y con menor retorno industrial y laboral aunque quizá más necesarios desde el punto de vista operativo (Sustición de los BMR y de los helicópteros de las FAMET, vehículos MRAP antimina, equipos de radio, etc) 

–  Presencia Internacional.  Presentar a las FAS como un elemento de pacificación y de ayuda humanitaria en misiones internacionales.  De cara a la Opinión Pública es una vertiente muy eficaz. Cuestión distinta es la posible merma de operatividad. Esto queda reflejado en Afganistán, donde la situación es  más delicada de lo que suele aparecer en los grandes medios (No en Internet).  Otros aliados europeos tienen una participación más ofensiva con sus consiguientes bajas. Las FAS españolas no se les permite arriesgarse lo más mínimo y en las misiones internacionales en general no cuentan con elementos que parezcan especialmente “bélicos” como vehículos con oruga o con cañones de gran calibre (El más potente enviado es el de 25 mm de un VEC) o CAS propio (Close Air Support, apoyo aéreo ofensivo cercano). Con todo, se intenta mantener estrictamente una política de bajas 0 que por desgracia es imposible de evitar. Y a ello contribuye la priorización del gasto de Defensa bajo otros criterios, como se ha explicado arriba.

Si tenemos en cuenta que las FAS son ahora una de las instituciones más valoradas del país, no hay duda de que la estrategia de mejora de imagen ante la Opinión Pública ha funcionado. No ha sido así en el alistamiento, que debido a las condiciones, salarios y salidas laborales,  no se ha percibido como una opción muy atractiva hasta que llegó la crisis. 

Ahora bien,  cabría preguntarse si esa estrategia vale la pena si se ha planteado como fin en sí misma, priorizando gastos bajo criterios políticos y mermando en la operatividad de las FAS.  Si concluímos que ha sido así, no cabe decir otra cosa que para la comunicación, el fin tampoco justifica los medios. Los profesionales tendemos a  señalar la infravaloración de la comunicación en el mundo empresarial  o político, como se ha hecho en este blog. Este es el caso contrario. Cuando la política y la imagen que se quiere transmitir quedan por encima de la gestión y  seguridad de los miembros de una institución, hay que denunciarlo.

Written by Ricardo Cuevas

7 agosto 2009 at 9:24 am